agosto 19, 2017 7 min to read

Valle Sagrado- Salineras de Maras

Category : Puntos de Interes
Las Salinas de Maras, o Salineras de Maras como también se las llama, son minas de sal cuya explotación es tan antigua como el Tahuantinsuyo.

Se encuentra en el Valle Sagrado de los Incas. En él se encuentran muchas famosas y hermosas ruinas del tiempo en que los Incas dominaban la zona.

Eran propiedades personales del Inca mismo. Se denomina Valle Sagrado porque contiene algunas de las mejores tierras de la región: por sus paisajes, su fertilidad.

Aparte de Ollantaytambo y Chinchero, otra de las ciudades que forman parte del Valle Sagrado es Moray.

Apenas al salir del Complejo Arqueológico de Chinchero, y pensar cómo íbamos a ir a Maras y a Moray, nos sale un taxista al paso ofreciéndonos sus servicios para nuestro traslado.

Después de meditarlo algunos minutos, decidimos hacer el viaje con él por 60 soles.

Moray, Maras y las Salinas.

Las Salinas o Salineras de Maras era un lugar que quería conocer.

La sal rosa que decían que había, me llamaba mucho la atención… por lo gourmet, por lo rosa… sobretodo por lo rosa.

Sal Rosa de Maras
Sal Rosa de Maras

Aparte de las Salineras de Maras, no existen muchos más lugares en el Mundo en donde poder encontrar esta joya de la naturaleza. Así que había que ir, al santuario de sal rosa de América del Sur.

Maras se encuentra a 7 kilómetros de Moray y 48 kilómetros de Cusco. Las salinas de Maras a su vez se encuentran a 8 kilómetros del centro del pueblo.

Quizás te interese leer Descubren ciudadela en la Selva de Cusco

Maras

Hablemos del  pueblo de Maras.

El pueblo se encuentra ubicado en el Valle Sagrado, en el centro del departamento de Cuzco, a una altitud de 3380 metros sobre el nivel del mar.

El camino para llegar a el es de terraplén, angosto y de un solo carril. A veces es un problema, si es que viene otro auto o van en sentido contrario.

Ya en el pueblo, hay que fijarse en las casas que parecen detenidas en el tiempo. Sus fachadas, en su gran mayoría de piedra, lucen todavía los escudos y blasones de sus antiguos propietarios.

La casa de quien fuera fundador del pueblo, Pedro Ortiz de Orue, un gran encomendador, está asentada a una cuadra de la plaza principal. La misma sirvió de ejemplo de construcción para todas las demás: portada de piedra, dintel con dibujos representativos: animales, frutas, etc, además dell nombre del propietario.

Historia

El nombre completo de Maras es Villa San Francisco de Asís de Maras. No cualquier pueblo, podía llevar el Villa pode delante del nombre, sólo los pueblos con ciertos privilegios.

Fue denominada “el almacén de Cusco” siendo fue uno de los pueblos más sobresalientes y organizados del período colonial.

Camino a Maras
Camino a Maras

Desde tiempos pre-incaicos, fue paso obligado para el comercio: los arrieros que transportaban los productos desde la selva alta cusqueña, sobretodo las hojas de coca, para satisfacer las necesidades de la ciudad del Cusco y el resto de Perú. En época de la Colonia,  fue ocupado por caciques y nobles desposeídos de los palacios incas de Cuzco.

Quien te viera hoy Villa de San Francisco de Maras…..

Nuestro taxista amigo, parecía apurado, a toda máquina iba dejando una gran polvareda detrás nuestro, apenas permitiéndonos la admiración las construcciones que íbamos dejando atrás.

Tras media hora de polvo, adobe y  pedregullo , llegamos a las Salinas. Las famosas salineras de Maras.

José (que según Nicolás, primeramente se presentó como Antonio) nos esperaba una vez más, cerca de la entrada.

Las Salinas de Maras

Hay que aclarar que el ingreso al sitio no está incluido dentro del Boleto Turístico, y cuesta 10 soles.

Aunque es mejor visitarla en la época de “cosecha de la sal”, visitarla en temporada de lluvias, tiene su encanto.

Panorámica de las Salinas de Mara
Panorámica de las Salinas de Mara

José, o Antonio, o José Antonio nuestro chofer chófer de taxi nos contaba que las salinas de Maras funcionan desde la época del Inca. El chofer de taxi siempre es ademas de chófer, guía turístico, antropológo y en su tiempo libre super héroe…..allí en el Valle Sagrado, o en cualquier parte del mundo.

Las leyendas sobre el origen de las Salinas

Versión Inca

La versión inca empieza hablando de los hermanos Ayar. Ayar Kachi- significa sal en quechua- se desangró en lágrimas al enterarse que su hermano Ayar Manco, había sido el elegido para fundar el Imperio Incaico.  Ante tamaña desilusión e impotencia, de sus lágrimas de desgracia primeramente brotó la montaña de Weqey Willka- que traducido del quechua significa “El llanto de la Gran Divinidad”

Actualmente se denomina a esa montaña “La Verónica” , debido a las influencias católicas de los españoles que conquistaron la zona.

Ayar Kachi en medio de su amargura , exigió a su esposa Mama Qora que lo ayudara a alcanzar el Maran – piedra plana o meseta- para morir lo más cercano que pudiera de la divinidad celestial. Cerca de la montaña de Weqey Willka, el torrente de de lágrimas de Ayar Kachi, formaron las pozas el sal, de los magníficos cristales de sal de colores tornasolados.

Salineras de Maras.
Salineras de Maras.

Versión Española

La versión católica/española de cómo surgió las Salinas de Maras cuenta que San Francisco y San Damián salieron de paseo por el campo. El último adelantándose, decide descansar y dormir a la vera del camino, agarrando fuertemente sus porongos de agua, para que nadie se los llevara.

San Francisco, aprovechándose del compañero dormido, decide verter parte del contenido de uno de los porongos: “Para que el agüita se quede”. San Damián llega a Lamas, su punto de destino, con los porongos a medio llenar. Es por eso, según la leyenda que en Lamas hay poca sal, porqué se quedó en Maras.

Luego de detenernos en el mirador, y atravesar al menos una docena de puestos de ventas de sal y de artesanías, pudimos admirar, rodeadas de montañas de un verde casi enceguecedor, la gran cantidad de pozos que existen.

En promedio en 5000 m2 de territorio existen aproximadamente 4500 pozos, de diversos tamaños y dimensiones. Los mismas pertenecen a las familias lugareñas, desde tiempo ancestrales.

Cientos de pozos de sal

Cómo obtienen la sal desde siempre en las Salineras de Maras

Los pozos de las Salinas se llenan con agua salada, hasta una altura de 7 cms a través de los canales provenientes de una fuente de agua en las faldas de la montaña “Qoripujio”.

En tres días, al evaporarse el agua quedan los cristales de sal. Este proceso se repite durante 30 días, solidificándose hasta una altura de 10 centímetros.

La extracción de sal lo hacen por capas:

  • La primera capa denominada sal extra o flor de sal: la mejor y la más cara.
  • La segunda capa: es la sal primera o a granel.
  • la tercera es la sal para la agricultura.

Utilizan coladores y tablillas de madera para juntar la sal.

Luego de formar montículos, y una vez secos, lo van embolsando ayudándose de un pico, como el que usan los mineros. También  usan esta herramienta para desprender los trozos de sal sólida que se adhieren a las paredes y bordes de los pozos.

Sal sólida

Cada pozo produce alrededor de 150 a 200 kgs de sal.

Durante el mes de junio, se realiza la limpieza de los pozos  y canales. En julio se inicia  la producción. La misma abarca hasta el inicio de temporada de lluvias, entre los meses de octubre a noviembre.

Cooperativismo para la producción de sal de Maras

Los mismos pobladores de Maras son los dueño de los pozos de sal. Algunos de ellos, son heredados de generación en generación. Otros son vendidos y comprados por otros miembros de la comunidad, ya que no esta permitida la venta a extranjeros o personas de otras comunidades o pueblos.

Para así explotar este lugar y poder comercializarla, formaron una cooperativa MARASAL.

Por supuesto, no me aguante y probé directo desde la misma “naturaleza” esa sal gourmet de la que todos hablan.

Salineras de Maras
Salineras de Maras

Barro salado. Rico. Salado. Sal natural y artesanal.

En temporada de recolección de sal, se puede acompañar a los trabajadores a realizar sus actividades diarias. 

Subimos las escaleras, y de fondo música andina. La banda sonora más adecuada, no?

Tal vez en temporada de cosecha, el fulgor de los rayos solares, la hace ver de ese tono.

En temporada de cosecha, si que parece rosa.
En temporada de cosecha, si que parece rosa.

Comentar